Actitudes que hacen a un joven virtuoso
Educando en virtudes desplegado-categoria1
Comparte en:

Actitudes que hacen a un joven virtuoso

El camino para ser virtuoso es largo y requiere un trabajo diario, por ello es importante que tanto en el ámbito familiar como en el escolar se fomenten las actitudes que hacen virtuoso a un joven, a través de la enseñanza, el aprendizaje y la práctica diaria de buenas acciones.

 

La virtud es la disposición de actuar de acuerdo con determinados ideales para buscar el bien común y, así, encontrar el bien personal. Las virtudes son la práctica diaria de buenos sentimientos o acciones que vuelven a tu hijo una persona correcta, fuerte y bondadosa.

 

Estos hábitos adquiridos perfeccionan el alma de tu hijo, ya que conforme aprende de sus errores y trabaja en sus áreas de oportunidad puede hacer lo correcto de forma más fácil y exacta. Cada virtud actúa de forma diferente, por lo que es importante practicarlas con fe, devoción y convicción.

 

En el Colegio Álamos buscamos que nuestros niños realicen obras que refuercen en sus vidas las virtudes que los acercan más a Dios y a llevar el bien a su comunidad, su familia, su Colegio y sus amistades.

 

<< Descubre la importancia de crecer en virtudes >>

 

Por ende, mediante nuestras clases fomentamos algunas actitudes que sirven para cuidar y guiar el alma de nuestros alumnos. ¡Conócelas!

  • Humildad: Conocimiento de las propias limitaciones y habilidades, las cuales tienen que compartirse sin soberbia.
  • Generosidad: Hábito de dar o compartir con los demás sin esperar nada a cambio.
  • Paciencia: Saber aguantar contratiempos y esperar por el momento indicado para realizar una acción.
  • Templanza: Dominio de la voluntad sobre los instintos, especialmente en momentos de tensión.
  • Justicia: Sentimiento de respeto hacia las personas, por lo que prevalezca el bienestar de cada persona.
  • Prudencia: Reflexión que permite distinguir si es preciso o no emitir una opinión o realizar una acción.
  • Caridad: Amor desinteresado y generoso por crear amistad y comunión con el prójimo.
  • Perseverancia: Capacidad para resistir y ser constante, a fin de no rendirse ante los obstáculos o momentos complicados.
  • Gratitud: Valorar todo lo bueno que tenemos aun en medio de los problemas que existen en el mundo.
  • Perdón: Sirve para reconocer nuestra condición humana, saber que nadie es perfecto y que podemos aprender de un error al no repetirlo.

 

Estas virtudes son claves para el desarrollo moral de tu hijo, que a su vez le brinda herramientas para abonar a la integración social y mejorar sus relaciones interpersonales. Así, cada día estará más cerca de vivir en plenitud.

 

Cabe mencionar que el ejercicio de las virtudes puede fomentarse, pero la elección depende del libre albedrío de cada persona. Y eso potencia la fuerza de un joven virtuoso, porque sus actos son sinceros: hace el bien como fin, no como medio.

 

En el Colegio Álamos compartimos aprendizajes académicos que fomentan las virtudes necesarias para que tu hijo se convierta en un hombre virtuoso y pueda alcanzar sus metas personales, familiares y profesionales.Colegio-Alamos-Conoce-Mas

Comparte en:
Iter Grupo Educativo Kidú
Álamos Fontanar