¿Qué son los hábitos y cómo inculcarlos en tu hijo?
Educando en virtudes desplegado-categoria1
Comparte en:

¿Qué son los hábitos y cómo inculcarlos en tu hijo?

Formar nuevos hábitos en nuestros hijos puede ser complicado debido a que como como padres debemos hacer el esfuerzo nosotros primero para dar el ejemplo a los hijos y, además, verificar que los hijos hagan lo propio.

Pero primero debemos entender qué son los hábitos, cómo se forman, qué pasos hacer para formarlos y algunos buenos ejemplos de hábitos que debemos inculcar durante la niñez y la adolescencia.  

¿Qué son los hábitos?

Los hábitos son costumbres o prácticas adquiridas al repetir frecuentemente una acción. De tal modo que, una acción repetida da como resultado la formación de un hábito automático. Un hábito debe ser tan regular en la vida de tu hijo, al punto de confundirse con su vida cotidiana; es decir, debe estar tan interiorizada que la integre a su estilo de vida.

¿Cómo se forman los hábitos?

Un hábito es el resultado de una acción que repites frecuentemente de forma inconsciente. Esto quiere decir, que hay que repetirlos diariamente y hacerlos parte de la rutina. El proceso de formación de hábitos varía principalmente por:

  • El punto de partida en el que esté tu hijo.
  • Sus habilidades físicas y personalidad.
  • Su estilo de vida y rutina diaria.
  • La dificultad de la tarea.

¿Cómo inculcar buenos hábitos en tu hijo?

1.      Anoten y organicen las tareas a realizar

Pueden utilizar un calendario grande de pared y un conjunto de marcadores para anotar todas las tareas. Claro que los jóvenes pertenecen a una generación tecnológica, y pueden preferir utilizar un calendario en línea y sincronizarlo con otros dispositivos, como su teléfono celular o computadora portátil para registrar las actividades.

2.      Dividan las tareas por mes, semana y por día

Uno de los grandes obstáculos para incorporar nuevos hábitos es tener una vista muy general de la meta que se quiere lograr.  Debido a esto, es muy fácil perderse en el camino, pues no se sabes si se ha avanzado, si se ha retrocedido o si se sigue igual. Crear una lista de verificación diaria es una buena idea para enumerar las tareas de cada día, en el orden en que debe hacerlas, y no olvidar los hábitos que debe realizar a lo largo del día.

3.      Dale seguimiento al avance de tu hija

Por más que nuestros niños vayan creciendo y haciéndose autosuficientes, es importante que como padres demos un seguimiento de sus avances. Especialmente durante la niñez y la adolescencia, debemos mantenernos pendientes de ellos para inculcar buenos hábitos y su continua práctica.

¿Qué buenos hábitos podemos inculcar a los hijos desde el seno familiar?

  • El orden: designar un lugar para cada cosa y tener cada cosa en su lugar no sólo le ayudará en su vida diaria, sino en la escuela y el trabajo.
  • La alimentación sana: los buenos hábitos alimenticios fomentarán un cuerpo y mente sanos para una vida más equilibrada.
  • Horarios de estudio: los horarios le dan la certeza de lo que tiene que hacer cada día; además, al saber exactamente lo que se tiene que hacer se procrastina menos.
  • La lectura: la lectura siempre será un hábito básico para nuestras niñas pues les ayuda a ser autodidactas, a estimular la creatividad y a encontrar las respuestas de sus inquietudes de forma sana.

<< 5 hábitos para que tu hijo sea un gran lector >>

  • La higiene: especialmente durante la adolescencia pueden experimentar cambios hormonales que modifiquen el olor de sus cuerpos haciendo necesaria la incorporación de hábitos de higiene como el uso de desodorante a diario.
  • El respeto por la familia: en el paso de la niñez a la adolescencia, los jóvenes pueden desplazar su vida familiar y dar mayor importancia a su vida social, pero, como padres debemos inculcar hábitos que fomenten la vida en familia para no perder la cercanía.
  • La religión: acercarse a Dios siempre será un buen hábito. La religión acerca a una vida virtuosa y llena de buenos hábitos que harán más recto su camino por la vida.

<< La importancia de crecer con virtudes? >>

  • El uso medido de los dispositivos electrónicos: por ejemplo, no usarlos a la hora de la comida o la cena o destinar un tiempo sin ellos para convivir y realizar otras actividades que desconecten la mente de la vida virtual.
  • La comunicación familiar: pueden destinar un día a la semana para reunirse todos sin excusa y platicar sobre cualquier tema, leer algún libro o la biblia y reflexionar sobre la enseñanza que les deja.

En el Colegio Álamos además de preocuparnos por la vida académica de nuestros niños, nos preocupamos también por el ambiente extraescolar en el que se desarrollan. De esta forma, proveemos a nuestras familias de información valiosa como esta que les ayude a llevar a cabo la formación de sus hijos y de su vida familiar.

 

Como parte de esta visión, en el colegio tenemos sesiones de preceptoría donde las familias y la preceptora comentan las áreas de oportunidad y los avances de los niños a lo largo del año. De esta forma, en conjunto podemos trabajar para lograr una formación integral de ellos.  

Conoce el Colegio Álamos >

Comparte en:
Iter Grupo Educativo Kidú
Álamos Fontanar