¿Qué hago si mi hijo abusa de la tecnología?
¿Qué hago si...?
Comparte en:

¿Qué hago si mi hijo abusa de la tecnología?

El uso de la tecnología, de manera responsable, se puede dar desde temprana edad. Los problemas surgen cuando tu hijo abusa de su uso y pierde el verdadero objetivo de este tipo de aparatos.


No entres en pánico; te compartiremos algunos consejos para enseñarle como usarlas de manera responsable en lugar de prohibirle este tipo de dispositivos, porque justamente en la prohibición está el atractivo de su uso.

 

Actualmente el mayor conflicto entre los niños y los jóvenes son sus familias se deriva del uso poco responsable de dispositivos electrónicos como celulares, tabletas y consolas de videojuegos, según la Unión de Asociaciones Familiares de España.

 

En México, la realidad no dista de la de aquel país europeo. Los millennials y centennials están más habituados a las relaciones sociales que mantienen por medio de estos dispositivos que a las relaciones interpersonales con quienes tienen en frente.   

 

El uso de la tecnología, tanto para los nativos digitales como para los que no lo somos, está transformando nuestra forma de relacionarnos y, sobre todo, nuestra concentración. Por tanto, el reto es saber cómo usarla con prudencia sin perder el control.

 que-gaso-hijo-adicto-tecnologia-colegio-ninos-alamos

Las consecuencias de abusar de la tecnología son muchas y muy variadas, pero entre ellas podemos destacar:

  • Malos hábitos de sueño, seguro has notado que tu hijo se queda despierto hasta altas horas de la noche viendo el celular.
  • Interrupción de las horas de sueño, con tal de ver las notificaciones que han llegado.
  • Fatiga crónica, resultado de las pocas o malas horas de sueño.
  • Malos hábitos alimenticios, esto debido a que prefieren ver el celular que comer.
  • Falta de concentración en el colegio.
  • Irritabilidad y apatía.
  • Menor productividad.
  • Afecciones oculares.

 

  1. Educa a los jóvenes en el uso de la tecnología

El problema no es la tecnología, incluso un estudio reciente realizado por Lisa Guernsey, directora de Tecnologías de Aprendizaje de la Fundación New America junto con su compañero Michael Levine publicaron en su libro Tap, click, read que, el uso de la tecnología en la primera infancia cambia el desarrollo del cerebro para bien.

 

Recalcan que el uso de estas nuevas herramientas puede ser de mucho beneficio para el aprendizaje y el desarrollo de conexiones neuronales de los niños y jóvenes.

 

  1. Pon límites sin miedo

Los límites son exigencias saludables que ayudan a moderar las conductas. Un pequeño, un niño o un joven aún no son lo suficientemente maduros para vislumbrar las consecuencias del abuso de la tecnología.

 

Por eso, como madre o padre debes perder el miedo a poner límites. Tu hijo no va a sufrir, ni vas a dañar su espíritu irremediablemente por decirle un rotundo no en algunas situaciones.

 

Algunos ejemplos de límites que te recomendamos implementar, son:

  • Utilizar cualquier aparato cuando esté en un descanso de sus obligaciones. Establecer los horarios y los tiempos ayuda a dar claridad a las reglas y evita malentendidos.
  • Dependiendo la edad y el tipo de dispositivo, restringe su uso. Por ejemplo, si es un niño de entre 6 y 12 años, no tiene por qué llevar el celular al dormitorio. Si es un joven adolescente que recurre cada vez más al internet para sus tareas y trabajo, puedes ser un poco más flexible.
  • En clase deberían estar permitidos únicamente si el profesor así lo requiere para los fines de la materia. Recuerda que la tecnología ayuda al aprendizaje.
  • Evita que tu hogar se convierta solamente en habitaciones compartidas. Fomenta que durante los alimentos su uso sea totalmente nulo, así podrán platicar y compartir experiencias.

 

En el Colegio Álamos, el mejor colegio para niños en Querétaro sabemos de tu preocupación por las diferentes situaciones que atraviesa un varón que crece en un mundo totalmente tecnológico. Por ello, te ofrecemos una educación integral más allá de lo académico, donde nos preocupamos por su desarrollo humano y espiritual.

 

Comparte en:
Iter Grupo Educativo