¿Por qué es importante que tu hijo desarrolle competencias emocionales?
Educando en familia
Comparte en:

¿Por qué es importante que tu hijo desarrolle competencias emocionales?

Las competencias emocionales dentro del salón de clases pueden convertirse en un factor que impulse el desarrollo de los jóvenes de manera muy positiva.

¿Qué son las competencias emocionales? 

Como escribieron, el catedrático de orientación psicopedagógica Rafael Bisquerra Alzina y la Doctora en Ciencias de la Educación Núria Pérez Escoda, en materia educativa: 

 

“Una competencia es la capacidad de movilizar adecuadamente el conjunto de conocimientos, capacidades, habilidades y actitudes necesarias para realizar actividades diversas con un cierto nivel de calidad y eficacia.”

 

Existen muchos tipos de competencias, como las sociales, personales, técnicas, profesionales, entre otras. Todas ellas se pueden desarrollar para darle más herramientas a tu hijo, volviéndolo más competitivo y prepararlo mejor para la vida.

 

Sin embargo, especialmente las competencias emocionales, siempre serán útiles, ya que fortalecen la relación con sigo mismo y con las personas que lo rodean.

 

Nunca es tarde para empezar a ejercitar las competencias emocionales, pero existen habilidades que beneficiarán especialmente a los jóvenes dados los retos que tienen por delante y el escenario global en el que vivimos.

10 competencias emocionales que harán que los jóvenes se desarrollen plenamente:

1. Tomar conciencia de los sentimientos
2. Respetar y entender otros puntos de vista
3. Tener espíritu crítico
4. Ser optimista
5. Ser responsable
6. Comunicarse y hacerse entender
7. Expresar pensamientos y sentimientos
8. Cooperar con su grupo o entorno
9. Saber decir NO
10. Pedir ayuda cuando sea necesario

<< ¿Qué hago si mi hijo no es optimista? >>

Importancia de las competencias emocionales

  • Manejar mejor el estrés sin que tenga repercusiones en su salud o estado mental
  • Entender y superar las emociones negativas dentro de él como de su entorno
  • Desarrollar la inteligencia intuitiva
  • No malinterpretar las intenciones de quienes lo rodean
  • Manifestar correctamente sus emociones y en los momentos adecuados
  • Mayor capacidad de adaptación ante momentos complejos
  • Habilidad para entender cómo los estados de ánimo afectan la toma de decisiones
  • Capacidad de crear estados de ánimo más positivos 

Fernández-Berrocal y Extremera en 2009 concluyeron en su investigación que aquellas personas con una Inteligencia Emocional desarrollada presentaban menos estados emocionales negativos. Pero no sólo protege de los estados negativos, sino que aumentan los positivos y favorece el bienestar psicológico.

 

Dada la importancia de estas competencias, es importante prestar atención tanto a la inteligencia intelectual, enseñando conceptos, metodologías, estructuras, como a las competencias emocionales para formar jóvenes con una educación integral.

 

En el Colegio Álamos trabajamos todos los días por desarrollar estas competencias, ya que sabemos que es fundamental que los alumnos tengan conciencia y control sobre sus emociones para poder afrontar los conflictos de la vida diaria de un estudiante, hijo, hermano y amigo.

Conoce el Colegio Álamos >

Comparte en:
Iter Grupo Educativo